Información

¿Las ostras sienten dolor?

¿Las ostras sienten dolor?



We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

¿Las ostras sienten dolor cuando muerdes el interior o cuando abres la concha? Intenté buscarlo en Google sin éxito. Cuando muerdes el interior de la ostra o cuando rompes la concha para abrir la ostra, ¿sientes dolor?

EDITAR: (Dado que algunas personas piensan que el mío es un duplicado) Estoy preguntando si las ostras sienten dolor cuando comemos el interior o cuando abrimos su caparazón. Hasta donde yo sé, las hormigas y las ostras tienen un cuerpo diferente, así que no sé si sienten dolor.


Existen problemas fundamentales para definir qué significa que un animal sienta dolor, especialmente cuando el animal es una forma de vida tan diferente de nosotros como una ostra.

No pude encontrar ninguna información específica en línea sobre las ostras, pero hay bastante información que nos permite razonar por analogía con especies relacionadas.

Las ostras son moluscos y los moluscos tienen cerebro y sistemas sensoriales, pero su nivel de sofisticación varía mucho. Los moluscos cefalópodos, como calamares, pulpos y sepias, tienen sistemas nerviosos extremadamente sofisticados, y se ha argumentado (Peter Godfrey-Smith, Otras mentes, 2016), que deberíamos pensar en la inteligencia como si hubiera surgido dos veces en la tierra a través de una evolución paralela. : una vez en vertebrados y una vez en cefalópodos. Los cefalópodos tienen sistemas de comunicación sofisticados y pueden usar herramientas y resolver problemas. Ha habido una amplia investigación sobre el dolor en los cefalópodos.

Por lo tanto, es intrínsecamente bastante plausible que los cefalópodos puedan (en un sentido difícil de definir) sufrir y sentir dolor y, por extensión, que sus primos menos avanzados, las ostras, también puedan hacerlo. Sin embargo, el sistema nervioso de una ostra es mucho más rudimentario que el de un cefalópodo. Una mejor analogía podría ser con los caracoles, y hay algunas investigaciones sobre los caracoles. Evitan los estímulos dañinos, tienen sistemas opioides y responden a la morfina y la naloxona de manera análoga a los humanos (por ejemplo, muestran menos aversión a un plato caliente cuando se les ha administrado morfina). Entonces me parece probable que las ostras puedan sentir dolor (para una definición razonable de la palabra), pero toda esta área es una en la que la gente realmente no sabe las respuestas a las preguntas o cómo construir los fundamentos filosóficos.


Está muy improbable que las ostras sienten dolor como sea no está claro qué significa realmente la pregunta

¿Qué significa decir que algo siente dolor? La interpretación biológica más reductiva es decir que "sentir dolor" es simplemente la capacidad de sentir daño, o la amenaza de daño, al cuerpo y comunicarlo al sistema nervioso de una manera que provoque una respuesta. Sin embargo, eso no es realmente de lo que generalmente estamos hablando de sentir dolor, sino de la sensación desagradable que acompaña a estas señales.

Y eso es más difícil, porque sabemos que los dos no son equivalentes. Por ejemplo, los atletas discapacitados pueden mejorar su rendimiento al infligir lesiones que no pueden sentir directamente, pero a las que sus cuerpos aún responden. En este caso, las vías biológicas reductoras están activas pero la sensación de dolor está ausente.

Las ostras no tienen cerebro, sino simplemente un par de ganglios agrandados que realizan algunas funciones centralizadas rudimentarias, por lo que parece muy poco probable que sean capaces de experimentar alguna sensaciones y, por lo tanto, es casi seguro que no experimenten dolor en el sentido que normalmente usaríamos para "sentir dolor". Pero tienen un sistema nervioso que puede responder a estímulos que incluyen daño o amenaza de daño en sus tejidos, por lo que tienen lo que podría describirse como una respuesta al dolor.


En referencia a este artículo de investigación sobre PubMed, las ostras tienen su sistema sensorial y su organización como los humanos. Entonces, cualquier cambio o invasión en el sistema de Oyster se comunica a través de órganos sensoriales. Entonces Las ostras sienten dolor. Es como si el dolor fuera el resultado de algo dañino o negativo que está sucediendo.

Respecto a romper abriendo el caparazón, ya que es una especie de insulto a su sistema de protección, tienen la sensación de que se quitan la cubierta, lo podemos llamar 'dolor'.


Introducción

Los invertebrados son los animales más comunes en la tierra, componen el 97% de las especies conocidas (“Artículos del 16 de septiembre de 1988”, s.f.), y tienen un comportamiento y un sistema nervioso complejos. Si bien puede ser imposible decir de manera concluyente si una especie no humana puede sentir dolor o no, existen factores concretos que pueden aumentar la posibilidad de que una especie determinada sienta algo análogo al dolor en los humanos. Hay seis factores de este tipo que son verificables experimentalmente y pueden estudiarse en especies tanto relacionadas como distantes de los humanos: neuronas identificadas relacionadas con el dolor y estructuras cerebrales, la presencia de opioides naturales, respuestas conductuales a estímulos dañinos (ya sean respuestas generales o respuestas alteradas). a la parte del cuerpo dañada), similitud evolutiva con los humanos y un amplio repertorio de comportamientos.


Las ostras crudas están vivas cuando las comes & # 8211 pero ¿sienten dolor?

Si alguna vez ha comido ostras crudas abiertas sobre un lecho de hielo con una rodaja de limón fresco, o tabasco o vinagre para rociarlas, esas ostras estarán vivas.

Esos pequeños (supuestos) afrodisíacos salados eran organismos que vivían y respiraban cuando los tomaste para Instagram e inclinaste sus caparazones hacia tus labios ... y eso es algo bueno.

Las ostras muertas no se pueden comer crudas porque contienen bacterias que pueden ser muy peligrosas para los humanos. Si comes una ostra muerta cruda, probablemente te pongas mal (fiebre / escalofríos, vómitos, diarrea, entre otros síntomas).

Pero si quieres disfrutar de tus ostras crudas (y vivas), ¿les estás causando dolor?

Seafish, un organismo público no departamental creado para mejorar la eficiencia y elevar los estándares en la industria pesquera, dice que si las ostras sienten dolor o no, todavía es tema de debate.

“Desafortunadamente, no hay pruebas definitivas de ninguna manera. Hay grupos que argumentan que las ostras pueden sentir dolor, y otros que dicen que debido a que no tienen un sistema nervioso central, no sienten el dolor de la forma en que lo hacen otras especies de mariscos. Actualmente no tenemos investigaciones en esta área.

"En cuanto a cuándo mueren, es probable que esto suceda cuando se les quita la cáscara, en lugar de cuando se mastican o tragan".

El descortezado es cuando las dos conchas de una ostra se separan y se abren por completo.

Así que las ostras probablemente no estén vivas cuando las muerdas o cuando te golpeen el estómago si decides tragarlas enteras.

Si ha comprado ostras para abrir y comer crudas en casa, puede saber si una ostra es segura para comer cruda con bastante facilidad.

¿Está el caparazón completamente cerrado? Si es así, la ostra del interior debería estar viva.

Si la carcasa está ligeramente abierta, muévala con el dedo. La cáscara debería cerrarse.

Más comida

¿Por qué Domino's no te deja pedir una pizza mitad y mitad, más de un año después de Covid-19?

El hombre detrás de Gloria y Circolo Popolare revela un nuevo restaurante y sí, se ve increíble

Los mejores lugares para ver Wimbledon en Londres y dónde celebrar todo tipo de cocina

Si no es así, significa que la ostra del interior está muerta y solo debe comerse cocida.

Bruce Rennie, del chef y propietario de The Shore, Penzance, le dijo a Metro.co.uk: “Realmente quieres comer las ostras cuando la tapa está bien cerrada y quítalas tú mismo para garantizar la frescura.

“También es mejor guardarlos en el frigorífico con la parte profunda de la cáscara hacia abajo para retener la humedad antes de prepararlos, deberían vivir fácilmente de 5 a 7 días en un frigorífico adecuadamente refrigerado como este.

“La razón para comerlos vivos es simplemente por su frescura y sabor, ya que todavía tienen la mayoría de sus jugos con sabor a hierro / mar dentro de la carne.

“Personalmente, me encanta el sabor a hierro. Son mucho más versátiles de lo que la mayoría de la gente cree. Actualmente tengo ostras Porthilly escalfadas con caballa, pepino, sésamo y wasabi… pero también son excelentes empanizadas y fritas o tempura como una fácil introducción a ellas.

"Se combinaban clásicamente con platos de carne debido al fuerte sabor a hierro y solían ser más baratos que la mayoría de la carne".

Recuerde que si compra ostras sin cáscara en una bolsa o en un frasco, no debe comerlas crudas en absoluto. Debes cocinarlos.


¿Y los mariscos?

Cuando las personas deciden dejar de comer animales, pueden dejar algunas especies en sus platos porque creen que esos animales no sienten dolor. Ahora es generalmente aceptado en la comunidad científica que los mamíferos, las aves y los peces tienen sentimientos, preferencias y la capacidad de sentir el dolor. Pero, ¿qué pasa con los mariscos?

El término & # 8220shellfish & # 8221 cubre una amplia gama de animales acuáticos invertebrados utilizados por los seres humanos como alimento. Los mariscos que se consumen con mayor frecuencia son los crustáceos (camarones, langostas y cangrejos) y los moluscos, una categoría amplia que incluye cefalópodos (calamares y pulpos) y bivalvos (animales con conchas articuladas como almejas, ostras y vieiras).

Los cefalópodos se consideran entre los invertebrados más inteligentes. Un pulpo llamado Otto en un acuario alemán pasó el tiempo haciendo malabarismos con los cangrejos ermitaños en su tanque.

Él desconcertó al personal causando frecuentes cortes eléctricos hasta que finalmente lo atraparon en el acto de trepar por el borde de su tanque y disparar un chorro de agua a la lámpara. Los pulpos incluso han navegado con éxito por los laberintos. Los calamares y los pulpos tienen una fisiología muy diferente a la de los mamíferos, pero pueden jugar, aprender y pensar, y no merecen ser servidos para la cena.

Algunas personas creen que los camarones, los cangrejos y las langostas, todos los cuales están más estrechamente relacionados con los insectos que con los animales vertebrados, no pueden sentir dolor en absoluto. Pero estudios científicos recientes han demostrado que los crustáceos tienen un sistema nervioso central muy capaz de generar la sensación de dolor. Los crustáceos liberan hormonas del estrés (análogas a nuestras hormonas suprarrenales) en respuesta a eventos dolorosos. Si alguna vez has visto una langosta o un cangrejo metido en una olla con agua hirviendo, has visto a estos animales luchar tan duro por sus vidas como lo haría cualquier otro animal en la misma situación. Una langosta no puede gritar, pero eso no significa que no sienta agonía en el tiempo que tarda en hervir hasta morir. Y los crustáceos sufren de otras formas: a menudo son transportados vivos a restaurantes y tiendas de abarrotes y apiñados en tanques donde están tan estresados ​​que sus garras deben cerrarse con bandas para evitar que se ataquen entre sí.

Sin piernas o caras obvias, los bivalvos se parecen menos a los animales que otros mariscos. Pero son capaces de una sorprendente variedad de comportamientos. Las vieiras pueden nadar lejos de los depredadores & # 8220 aleteando & # 8221 sus conchas. Pueden detectar la luz y el movimiento con ojos pequeños que se encuentran alrededor del perímetro de sus cuerpos. Las almejas pueden escapar excavando en la arena. Los mejillones pueden trasladarse gradualmente a un hogar mejor, volviendo a anclarse en una nueva ubicación. Las ostras protegen sus cuerpos blandos cerrando sus conchas herméticamente al primer indicio de peligro.

A medida que aprendemos más sobre las muchas especies animales con las que compartimos este planeta, seguimos descubriendo que son más inteligentes, más sensibles y más empáticos de lo que nos habíamos dado cuenta anteriormente. La evidencia de sensibilidad en calamares, pulpos y crustáceos es cada vez más clara. Aún no sabemos si las ostras sienten dolor, pero si lo sienten, representan una gran cantidad de animales que sufren; una sola comida puede requerir la muerte de 12 ostras o más. No necesitamos consumir ostras, vieiras y almejas para sobrevivir. ¿Es el sabor de las ostras Rockefeller o la sopa de almejas de Nueva Inglaterra tan importante para nosotros que no podemos darles a estos animales el beneficio de la duda?


Un hecho poco conocido sobre las ostras crudas inquieta a la gente por una buena razón

Son un manjar popular en todo el mundo y muchos lo consideran afrodisíaco.

Pero aunque a mucha gente le gusta comer ostras, parece que hay algo que la gente realmente no sabe sobre ellas.

Y eso es posible que las ostras crudas, de esas que se sirven en hielo con una rodajita de limón, sigan vivas.

No es ningún secreto, pero es algo que a la gente todavía le molesta aprender.

Saber la verdad ha generado muchas preguntas en las redes sociales, incluso si las ostras sienten dolor cuando las comemos.

Lee mas
Artículos relacionados

Una persona escribió en Twitter: & quot; Acabo de leer que las ostras crudas todavía están vivas cuando las comes. Gracias a Dios que no comí mariscos & quot.

Otro agregó: "Me acabo de enterar de que las ostras están vivas cuando las comes y me siento muy culpable, voy a llorar".

A pesar de que suena increíblemente asqueroso y cruel, es posible que sea mejor que los comas de esta manera.

Eso es un problema porque las ostras muertas que se comen crudas pueden contener bacterias que son dañinas para los humanos y pueden enfermarnos, con síntomas que incluyen fiebre, vómitos y diarrea.

¿Las ostras sienten dolor cuando las comes?

Seafish, una organización creada para elevar los estándares en la industria pesquera, dice que el debate sobre si las ostras sienten dolor o no todavía está en curso.

Lee mas
Artículos relacionados

Un portavoz le dijo a Metro: "Desafortunadamente, no hay ninguna prueba definitiva de ninguna manera".

“Hay grupos que argumentan que las ostras pueden sentir dolor, y otros que dicen que porque no tienen un sistema nervioso central y no sienten dolor de la misma manera que otras especies de mariscos. Actualmente don & apost tenemos investigaciones en esta área. & Quot

Cuando mueren

En cuanto a cuándo mueren exactamente, esto también es objeto de debate: ¿es cuando se les quita la cáscara? ¿O cuando los comes?

Los peces marinos también tienen una teoría sobre esto.

"Es probable que esto suceda cuando se descascaran, en lugar de cuando se mastican o tragan".

Piensan esto porque un corazón de ostra y aposs está justo al lado del músculo aductor inferior, por lo que separarlo del caparazón lo mata.

Lee mas
Artículos relacionados

Cosas que nosotros y aposve todos hemos estado haciendo mal

¿Cómo puedo saber si una ostra está muerta?

Si una ostra está muerta, debe comerse cocida, no cruda, o podría enfermarlo gravemente.

Recientemente, un hombre de 71 años murió por contraer una bacteria carnívora de una ostra muerta.

Entonces, ¿cómo evitas cometer este error?

Existe una manera fácil de comprobar si la ostra está viva, y todo tiene que ver con la concha.

Si la concha está bien cerrada, la ostra del interior debería estar viva.

Si el caparazón está entreabierto, déle un ligero movimiento. Si se cierra, la ostra está viva.

Si la cáscara no se cierra, lo más probable es que esté muerta y deba cocinarse.

Las ostras no son el único alimento que la gente come mientras está viva.

Otros alimentos incluyen camarones, erizos de mar y pulpo, aunque también se pueden comer cocidos.


Por que comemos ostras vivas

La mayoría de la gente piensa que es un problema de seguridad alimentaria. Mantenga viva la ostra el mayor tiempo posible para reducir el riesgo de contaminación bacteriana. Y hay un poco de verdad en eso. Las ostras pueden ser portadoras de una aterradora bacteria carnívora llamada vibrio vulnificus. Puede obtenerlo de las ostras o de nadar en agua salobre tibia. Pero pongamos eso en perspectiva.

Julie Qiu: "El riesgo de toparse con una ostra en mal estado es menor de lo que la gente cree. Lo que más me molesta es que la gente se vuelva loca por una ostra en mal estado, pero en realidad no les importa que cientos de miles de libras de lechuga estén contaminadas con salmonela".

Aproximadamente 100 personas mueren a causa de infecciones por vibrio (incluido el vibrio vulnificus) cada año, aproximadamente 450 mueren a causa de la salmonela. Además, la FDA exige que las granjas de ostras tengan que probar la calidad del agua antes de enviar las ostras a los mercados y restaurantes. Y eso es importante, porque las ostras se alimentan por filtración. Absorben básicamente cualquier cosa que esté en el agua a su alrededor, incluida la materia fecal que puede provenir de la escorrentía de la lluvia.

Pero hay una forma inteligente de comprobar si las ostras son buenas.

Julie Qiu: "Una cosa que puede pedir es una etiqueta de mariscos, que todos los minoristas o restaurantes deben tener por cada bolsa de ostras que compren hasta 90 días después de realizar la compra. Así que esa etiqueta, si no lo hacen tenlo, no comas esas ostras ".

Esta etiqueta es una forma en que los restaurantes pueden rastrear dónde y cuándo se cultivaron sus ostras. Qiu dice que busca las fechas más recientes en la etiqueta. Cualquier cosa más allá de las dos semanas no sabrá tan bien y aumenta el riesgo de una mala ostra.

Puede que algunos chefs te vean raro por pedir la documentación, pero es una estrategia que aparentemente funciona.

Julie Qiu: "He comido miles de ostras y nunca he tenido una mala"

Muy bien, básicamente, las ostras son seguras, ¿por qué demonios a veces viva cuando los comemos ??

Julie Qiu: "Realmente desea que sus mariscos crudos estén realmente frescos y lo más fresco que pueda obtener es algo que se haya matado recientemente, por lo que no solo se remonta a la seguridad alimentaria, sino que el sabor y la textura reales serán muy superiores cuando son frescos ostra."

Así que sí, las ostras recién matadas saben mejor. Y es difícil saber exactamente cuándo muere una ostra, porque antes de servirla, se desgrana. No es un proceso suave. El descortezado consiste en separar el músculo abductor de la ostra del caparazón. Este músculo le da a la ostra el control sobre la apertura y el cierre de su caparazón. Similar a cómo su médula espinal lo ayuda a moverse. Entonces, cortando el su el músculo abductor es casi como cortar tu columna vertebral. ¡Ay!

La mayoría de los restaurantes en los EE. UU. Mantienen vivas sus ostras, en hielo, hasta este proceso de descortezado, que luego deja la ostra muerta o inmóvil. Como no se mueven mucho en primer lugar, no es fácil saber cuál.

Así que estás comiendo una ostra que acaba de matar o se está muriendo. Y eso parece bastante cruel, ¿verdad? Pero teniendo en cuenta que la biología de las ostras es muy primitiva, es posible que ni siquiera sientan dolor.

Julie Qiu: "No tienen cerebro, en realidad no están procesando el dolor de la misma manera que nosotros lo sentimos, así que no creo que sientan el dolor de la misma manera que nosotros lo pensamos".

Así que realmente, depende de ti. Si no quieres comer ostras, está bien. Si lo hace, estará lejos del primero.

Julie Qiu: "Es uno de los pocos alimentos que no ha cambiado durante miles y miles de años, por lo que poder apreciarlo es algo realmente especial y notable y algo que debe celebrarse por lo que es".

Para obtener más información sobre las ostras de Qiu, consulte su blog In A Half Shell o sígala en Instagram.

NOTA DEL EDITOR: Este video se publicó originalmente en septiembre de 2018.


Los beneficios del cultivo de ostras

Todas las actividades del hombre son un toma y daca entre pros y contras. Incluso la recolección de granos o frutas requiere combustibles fósiles para impulsar los tractores, lo que causa contaminación. Pero una y otra vez, la industria de las perlas ha demostrado que está comprometida con el bienestar de los ecosistemas marinos. De hecho, el cultivo de ostras ayuda al medio ambiente.

Considere que algunas ostras filtran entre 70 y 100 litros de agua cada hora, tamizando partículas y materiales de los océanos. Incluso después de tener en cuenta la huella de carbono del hombre en esta industria, el resultado ambiental neto es positivo: se mejora la calidad del agua, se mantiene bajo control la sobreexplotación a través de la agricultura inteligente, se alienta a los bosques a prosperar (la deforestación causa escorrentía, los productos químicos que amenazan a las ostras). ) no se necesitan plaguicidas, no se requieren cereales ni suplementos de nutrientes para alimentar a las ostras y, en los lugares donde se trasladan las granjas de perlas, la biodiversidad aumenta.


¿Los bivalvos sienten dolor?

¿Los moluscos simples (almejas, ostras, músculos) sienten dolor? Tienen ganglios simples, pero no tienen cerebro. No son móviles, por lo que (aparentemente) no tienen necesidad de sentir dolor desde un punto de vista evolutivo.

Si bien su pregunta es muy válida, la premisa de que los bivalvos son estrictamente sésiles no es & # x27t. Vea este ejemplo.

Recuerdo que las vieiras y algunas otras son la excepción, pero que la mayoría no se mueven, podría equivocarme.

Estoy seguro de que este es un tema ampliamente debatido, pero aquí hay un buen comienzo para debatir que los invertebrados son incapaces de sentir dolor. http://www.parl.gc.ca/content/sen/committee/372/lega/witn/shelly-e.htm

Esa página habla de insectos, pero por lo que tengo entendido, se cree que los decápodos experimentan dolor. Esos son tus cangrejos, tus langostas y tus camarones.

Sería una peculiaridad bastante horrible de la evolución permitir que una criatura que está completamente inmóvil sienta dolor.

No todos los bivalvos son sésiles. La mayoría son móviles cuando son jóvenes pero se vuelven sésiles, como las ostras. Algunos bivalvos, como las vieiras, son capaces de nadar con bastante energía hasta la madurez. En cuanto a la pregunta original, diría que muy probablemente no, pueden responder al estímulo, pero su respuesta probablemente no se caracterizaría como "sensación de dolor". Carecen de la capacidad de registrar la sensación de una manera más allá de los reflejos.

Exactamente, mis pensamientos exactamente, especialmente teniendo en cuenta lo simple que es su sistema nervioso.

Demasiado cierto. Quizás esa sea la razón por la que los únicos animales que no se mueven no sienten dolor (tunicados adultos y esponjas amp; cnidarios en el borde). Sin embargo, si quieres reclamar bivalvos, no te muevas, estás totalmente equivocado.

En mi opinión, la pregunta clave aquí no es & # x27t tanto & quot; dolor & quot, sino & quot; citar la experiencia & quot. No sabemos realmente qué es la experiencia subjetiva o qué la causa, por lo que es difícil adivinar cuán ampliamente distribuida está en el reino animal. La gente ha estimado todo, desde "solo humanos" hasta "todos los animales". Tampoco es realmente compatible con la investigación experimental.

Por lo que vale, mi propia suposición sería que probablemente no experimentan mucho. Aunque exhiben un aumento de la frecuencia cardíaca cuando huelen a cangrejos y otros depredadores.

Ese es un punto realmente bueno, no podemos saber si alguien más que nosotros sentimos realmente dolor, pero podemos observar ciertas reacciones a los estímulos típicamente dolorosos. Pero el hecho de que algo reaccione (aumento de los latidos del corazón, retracción de apéndices, liberación de hormonas) no equivale a miedo o dolor. Las plantas liberan hormonas cuando hay estímulos nocivos pero no sienten dolor ni miedo.

Hay formas de probarlo y está hecho, creo que la revista Applied Animal Welfare Science tiene algunos artículos. En su mayoría, involucran la presencia de un comportamiento alterado que perdura después del estímulo, como cojear o frotarse el área afectada, y si los animales afectados buscarán analgésicos cuando se les proporcionen (a veces a pesar del sabor desagradable, y generalmente se demuestra que los animales sanos no los busque primero). Los artículos que he leído son en su mayoría insectos y peces, ya que la noción de que otros vertebrados tienen una experiencia de dolor está bastante bien aceptada. Ahora hay argumentos en contra con respecto a los peces de que su estructura cerebral y demás son demasiado diferentes para permitirles sentir dolor de la misma manera que nosotros, pero creo que las respuestas demostradas hablan por sí mismas, y es más probable que su sistema nervioso produzca la respuesta de una manera ligeramente diferente. El dolor es útil después de todo. Sin embargo, esos métodos de investigación no son realmente adecuados para criaturas inmóviles.

El estimado Dr. F. Mike tiene esto que decir al respecto.

Puntos destacados de este excelente ensayo:

Almejas [. ] no tiene nerviosismo central, no tiene médula espinal.

Creo que te votaron en contra porque discutiste con algunas declaraciones ilógicas, no porque fuera una conspiración de Reddit. Cosas como:

“Verá, sentir dolor es la forma en que un cuerpo consigue que el organismo evite comportamientos perjudiciales (malos). Puede comprender que siempre que algo tenga la capacidad de moverse y evitar esto, tendrá un circuito de dolor.

Creo que estos son ustedes antropomorfizando animales, mirando sus comportamientos a través de una lente humana. La ameba y el fitoplancton también se alejarán del peligro, pero dudo que alguien afirme que esto indica una respuesta de dolor.

La agrupación de animales por comestibilidad tampoco es una agrupación científica válida. El argumento del% de ADN que hace también es bastante irrelevante: compartimos el 50% de nuestra secuencia con los plátanos, pero esto no significa que los plátanos tampoco puedan sentir dolor.

Otros aquí han hecho el argumento evolutivo más aceptado con respecto a los bivalvos (algunos adultos): si no pueden moverse, ¿por qué molestarse en invertir energía en un proceso neurológico mediante el cual podrían percibir el dolor, dado que no pueden hacer nada al respecto cuando sucede? ?


Por qué todos deberían comer ostras

Tiene sentido prevenir el sufrimiento de otros organismos vivos siempre que sea posible, lo que se traslada a nuestra elección de alimentos. La mayoría de los veganos, vegetarianos y comedores de plantas trazan la línea divisoria entre las plantas y los animales. En otras palabras, desde un punto de vista ético, las plantas están bien para comer, pero los animales no.

¿La razón? Por lo que sabemos, otros animales pueden sufrir al igual que los humanos porque también tienen sistema nervioso, mientras que las plantas no tienen sistema nervioso y, por lo tanto, presumiblemente carecen de la capacidad de sufrir. Las ostras también carecen de sistema nervioso, por lo que es poco probable que sientan dolor [1].

Un argumento ético en contra de comer ostras es que actúan cuando sienten peligro o se sienten amenazadas, pero también lo hacen las plantas, de diversas formas. Es posible que los organismos sin sistema nervioso, como las ostras y las plantas, puedan sentir dolor, pero si ese es el caso, las ostras no sienten más dolor que las espinacas, el maíz o los guisantes.

A diferencia de la mayoría de los alimentos de cultivo, las ostras tienen un impacto BENEFICIOSO en el medio ambiente.

Si bien la sostenibilidad de muchos peces es dudosa, el cultivo de ostras es una práctica de cultivo regenerativo, en realidad mejorando el medio ambiente, no solo aliviando la carga.

A diferencia de los peces, cerdos y pollos de piscifactoría, las ostras no requieren piensos agrícolas. Los criadores de ostras simplemente hacen pasar agua de mar a través de bolsas o tanques de ostras, y las ostras se alimentan de fitoplancton o pequeños trozos de algas presentes de forma natural en el agua. Como resultado, las ostras son uno de los alimentos más sostenibles del planeta.

¿Qué es mejor que una huella de carbono cero? Una huella de carbono negativa. Las ostras son como pequeñas herramientas de captura de carbono, que purifican el agua en la que se encuentran y capturan el CO2 de la atmósfera. El noventa y cinco por ciento de las ostras que comemos se cultivan de manera sostenible de una manera que beneficia al medio ambiente, eliminando cualquier preocupación por la sobrepesca (el otro cinco por ciento se captura normalmente en la naturaleza) [3].

Nuestros océanos se están carbonizando en exceso y las ostras son una excelente manera de eliminar ese carbono del océano y convertirlo en pura nutrición humana.

Gramo por gramo, las ostras son literalmente el alimento más rico en micronutrientes del planeta, solo superado por el hígado.

Piense en las ostras como multivitaminas de alimentos integrales orgánicos que se sirven en media concha. Las ostras no solo son ricas en nutrientes, sino que están llenas de algunas de las vitaminas y minerales en los que los estadounidenses son más deficientes, a saber, zinc, hierro y vitamina D.

El gráfico anterior muestra el% promedio semanal valor de los diez micronutrientes más importantes para diferentes alimentos. Una porción de ostras de 3.5 onzas (100 gramos) también contiene lo siguiente diario values:

  • Vitamina D: 80% de la ingesta diaria recomendada (IDR)
  • Zinc: 605% de la IDR
  • Tiamina (vitamina B1): 7% de la IDR
  • Niacina (vitamina B3): 7% de la IDR
  • Vitamina B12: 324% de la IDR
  • Planchar: 37% de la IDR
  • Magnesio: 12% de la IDR
  • Fósforo: 14% de la IDR
  • Cobre: 223% de la IDR
  • Manganeso: 18% de la IDR
  • Selenio: 91% de la IDR

Solo unas pocas ostras, alrededor de 68 calorías por ira, le brindan el valor de una semana de zinc que estimula el sistema inmunológico y de uno a tres días de vitamina D, selenio, cobre y vitamina B12 [6].

Las ostras son ricas en omega-3 y bajas en mercurio, una preocupación común en los mariscos.

Las ostras se encuentran entre las diez fuentes de mariscos populares más ricas en omega-3, con tanto omega-3 como el pez espada y la lubina, pero con significativamente menos mercurio.

De hecho, las ostras contienen las tres clases principales de omega-3: ALA, DHA y EPA.

Entre muchas otras funciones, la EPA ayuda a reducir la inflamación, mientras que el DHA es importante para el desarrollo del cerebro en los niños y la función cerebral en los adultos. La forma de omega-3 que se encuentra típicamente en las plantas, ALA, debe convertirse primero en EPA y DHA antes de que el cuerpo pueda utilizarla. Desafortunadamente, este proceso de conversión es ineficaz, solo del 1 al 10% del ALA se convierte en las formas biodisponibles EPA y DHA.

Obtener suficiente EPA y DHA es importante para la salud y, por lo general, requiere consumir mariscos como el salmón y las sardinas. Como alternativa, las ostras ofrecen una forma de obtener más omega-3 biodisponibles sin comer pescado [7].

Si bien el mercurio es un tema un tanto controvertido, es aconsejable evitar el consumo regular de productos del mar con alto contenido de mercurio, como el tiburón y el pez espada. Entre todos los mariscos, solo las vieiras, los camarones y las almejas tienen un contenido de mercurio más bajo que las ostras.

Las ostras contienen un antioxidante natural recientemente descubierto llamado DHMBA que exhibe poderosos efectos antioxidantes.

En estudios de probeta, el DHMBA (alcohol 3,5-dihidroxi-4-metoxibencílico) ha demostrado ser 15 veces más eficaz para reducir el estrés oxidativo que la vitamina E [8]. En ratones, la suplementación con ostras ricas en DHMBA también reduce los marcadores de estrés oxidativo, incluida la inflamación [9].

Los estudios en probetas y en animales no se pueden usar para predecir los resultados en estudios en humanos, por lo que se necesita más investigación para determinar si el DHMBA es efectivo para combatir los radicales libres en humanos, pero la investigación preliminar parece prometedora.

Las ostras vienen en todas las formas y tamaños.

Hoy en día, la mayoría de los consumidores prefieren las ostras más pequeñas, que se cosechan entre ocho meses y dos años en los EE. UU., Dependiendo de dónde se cultiven. Pero, al igual que las plantas, las ostras continúan creciendo si no se cultivan, y si se dejan crecer durante cuatro o cinco años, las ostras pueden crecer hasta más de siete pulgadas de largo, como muestra el chef Dan Barber en la foto de arriba y describe a continuación:

Las ostras se pueden comer frescas o ahumadas (enlatadas).

Las ostras no son solo para cenar o comer crudas. Las ostras ahumadas y enlatadas son un excelente refrigerio (ocasional) por la tarde, una vez a la semana o dos. Si bien las ostras son extremadamente nutritivas, comer una lata todos los días probablemente sería demasiado bueno.

Una vez que te acostumbras, las ostras son una delicia deliciosa y una buena inversión.

Al igual que el vino, el chocolate y el café, las ostras pueden ser un gusto adquirido y caro, pero una vez que se adquiere ese sabor, se convierten en un refrigerio o aperitivo delicioso. Probar diferentes ostras y notar las sutiles diferencias entre Kumamoto, Miyagi y Fanny Bay, así como experimentar con jugo de limón, tabasco, vinagre y aderezos de rábano picante, lo convierte en una experiencia culinaria divertida.

Las ostras en un restaurante de alta gama pueden ser caras, pero aprenda a pelar y preparar sus propias ostras y podrá obtenerlas por mucho más barato, a veces 0,75 por ostra o menos.

Media docena de ostras costarían menos de cinco dólares y proporcionarían más nutrición por ese precio que casi cualquier otro alimento. Además, esas seis ostras habrían filtrado y limpiado más de 50.000 galones de agua de mar durante sus 1-2 años de vida [10].

Para un país sobrealimentado y desnutrido, y un mundo que atraviesa una crisis en la salud de los océanos y la contaminación marina, las ostras son una de las mejores inversiones que puede hacer.


The Case for Vegans Eating Oysters, Mussels, & Other Invertebrates?

If you’ve reached this article, then you are well acquaint e d with the definition of veganism, which is a stance against the purposeful exploitation of animal species as is practical. It’s troubling to find numerous members in the vegan community supporting the exploitation of animal species based on articles unsupported by a single shred of evidence. More alarming is how these articles try to establish oysters, mussels, and even other animals in the vegan community as being akin to plants, rocks, and as one stated, “a disembodied finger.”

Modern molecular and taxonomic advances have led scientists to base classification of living beings in very specific ways. I won’t further delve into the subject, but I will say that oysters and other animal species are not comparable to plants. The plant and animal kingdom are separate for good reason regardless of what supporters of bivalve eating in the vegan community will have you believe. One of the most important differences is that plants do not have a nervous system while bivalves do.

The same bivalve eating individuals claim that mussels and oysters are not sentient because they do not have “brains,” and while it is true that mussels and oyster do not have a brain in the sense that you or I do, they do have ganglia. Ganglia, in simple terms, is basically their form of a brain — how they get their systems to function and respond when they need to. Yes, invertebrates have much simpler nervous systems than vertebrates, but they still have nervous systems. How developed their nervous system depends on the species. More importantly, their form of a nervous system allows them to respond to their living conditions and survive in them.

Most, if not all, invertebrates have the capacity to detect and respond to noxious or aversive stimuli. That is, like vertebrates, they are capable of ‘nociception” (Smith 1991). Responses to negative stimuli, such as pain, which is very subjective depending on the individual, can indicate that something more than a simple nociceptive reflex is involved. Together, they may help the animal to recover from damage caused by the painful event and avoid being harmed in the future” (Smith 1991). While invertebrates probably do not feel pain in the same way humans do, Smith stated that, the issue isn’t closed. He further stated that, “Mather (1989) suggests, we should simply accept that these animals ‘are different from us, and wait for more data.’

It would be unreasonable to apply the same guidelines of pain that we apply to ourselves and other vertebrates to species that are completely different to us. Smith (1991) warned that, “pain might incorrectly be denied in certain invertebrates simply because they are so different from us and because we cannot imagine pain experienced in anything other than the vertebrate or, specifically, human sense.”

Unfortunately, “reports are notably lacking in sessile molluscs, primarily due to the difficulty of quantification of behaviours that occur in these generally small animals whose behaviour is characterized by minimal movement carried out over comparatively long time periods. Such movement may, however, be critical in survival and its quantification may provide insights into strategies and environmental conditions of consequence for this important animal group (Robson, Wilson, and Garcia de Leaniz 2007).”

Supporters of vegan bivalve eating claim mussels and oysters cannot respond to stimuli simply because their reaction to it doesn’t stem from a central nervous system while ignoring the fact that they do have a nervous system. However, if mussels and other bivalves are but barely living filtering rocks without the ability to respond to, well, anything, why do mussels, for example, have a need to detect and respond to predators, or even respond to stress at all?

As you may have noticed, I’ve taken most of my text from scientific literature. I am doing this on purpose to demonstrate that I am backing all my statements and thoughts on this subject with actual scientific evidence. To counter the misinformation being used to justify animal exploitation and to bring accurate science into the discussion, below, I attempt to set the science straight and provide examples that exemplify how those in support of eating these bivalves are erroneously advocating for unethical behavior in the vegan community. I also do not try to make the case (or not) for sentience because it just doesn’t make sense. You’ll see what I mean.

“Scientifically accepted definitions of pain and nociception neatly distinguish these concepts (e.g., Merskey and Bogduk 1994), but drawing a line between the two can be difficult in practice. Furthermore, no experimental observation of nonverbal animals (nonhumans) can demonstrate conclusively whether a subject experiences conscious pain (Allen 2004). Suggestive evidence for painlike experiences in some animals is available, and nociceptive responses measured at the neural and behavioral levels in molluscs have provided evidence that is both consistent and inconsistent with painlike states and functions. Unfortunately, inferences drawn from the relatively small body of relevant data in molluscs are limited and prone to anthropocentrism. Identifying signs of pain becomes increasingly difficult as the behavior and associated neural structures and physiology diverge from familiar mammalian patterns of behavior, physiology, and anatomy, making interpretation of responses in molluscs particularly difficult.” This does not only refer to cephalopods though. This is a general statement inclusive of all mollusks.

Gartner & Litvaikis (2013) found that blue mussels “selectively alter byssal thread production and movement in the presence of injured conspecifics and potential predators.” In addition, Robson, Wilson, and Garcia de Leaniz (2007) found that “mussel response to predation is graded and complex and may well indicate animal-based assessments of the trade-off between effective feeding and the likelihood of predation.” Couldn’t this be considered a form of decision-making?

Opioid receptors have also been observed and studied in mussels (Aiello 1986 Cadet and Stefano 1999) AND to quote the biggest proponent of bivalve eating in the vegan community, the Sentientist herself, “Many animals have opiate receptors, indicating they are making painkillers and regulating pain within their own nervous system.”

Well, “investigations have shown that similar opiate systems may have a functional role in invertebrate nociception (Fiorito, 1986 Kavaliers, 1988). In addition, “Opiate binding sites, with properties similar to those of mammalian opiate receptors, have been shown to be present in the neural tissue of the marine mollusk Mytilus edulis (Kavaliers et al., 1985).” It should be noted that M. edulis is a species of mussel.

In summary, studies that show the opposite of what the bivalve eating supports claim exist. Mussels have responses to stimuli (Stephano 2002), including stress (Anestis et al. 2008), and as we have seen, may make decisions based on threats of predation ((Gartner & Litvaikis (2013) Robson, Wilson, and Garcia de Leaniz (2007)).

Unlike plants, but like most other invertebrates, oysters do have nervous systems. How developed those systems are does not automatically reduce them to the level of plants. Because they have simple nervous systems does not mean that one can deduce that they are unable to respond to stimuli or have the inability to experience their own environment, particularly because we are incapable of truly understanding what pain and sentience are in other animals.

Carroll & Catapane (2007) stated that, “Bivalve molluscs [this includes oysters] have a relatively simple bilaterally symmetrical nervous system composed of paired cerebral, visceral and pedal ganglia, and several pairs of nerves. The cerebral ganglia (CG) are connected to the visceral ganglia (VG) by a paired cerebrovisceral connective and the VG innervate each gill via branchial nerves.”

Unfortunately, based on my review of the available data, there aren’t that many studies focused on oysters. And those that exist seem to have an interest in human application or farming. As of this date, I could not find a specific paper devoted to the examination of nociception in oysters per se. However, that is not conclusive proof that nociception does not exist in oysters.

“The full length cDNA of a homologue of δ-opioid receptor (DOR) for [Met(5)]-enkaphalin was cloned from oyster Crassostrea gigas” by Liu et al (2015). These results, as outlined by Liu et al. (2015), “collectively suggested that CgDOR for [Met(5)]-enkephalin could modulate the haemocyte phagocytic and antibacterial functions through the second messengers Ca(2+) and cAMP, which might be requisite for pathogen elimination and homeostasis maintenance in oyster.” Varga et al. (2004) describe, “delta opioid receptor (DOR) agonists are attractive potential analgesics, since these compounds exhibit strong antinociceptive activity…”

In addition, mu opioid receptors have been found in both blue mussels (Mantione et al. 2010) and oysters (Zhang 2012) these receptors are also antinociceptors.

Opioid peptides have also been documented in oysters. Liu, Chen, & Xu’s (2008) described that, “The nervous and immune systems of invertebrates can exchange information through neuropeptides. Furthermore, some opioid peptides can function as endogenous immune system messengers and participate in the regulation of the immune responses.” Their study concluded that their “data strongly suggests an involvement of opioid peptides in the regulation of the antioxidant defence systems of the Pacific Oyster.” Endogenous opioid peptides have been described as inducing, “analgesia in humans and antinociception in animals. These peptides act in several regions of the CNS to mediate pain control, because antinociception is observed in animals whether endogenous opioid peptides are administered into the peripheral circulation into spinal sites or into various regions of the brain, such as the raphe nuclei, PAG region, or medial preoptic area. Many events or stimuli that are experienced as painful, stressful, or traumatic can induce the release of endogenous opioid peptides. These peptides then act to make humans and animals less sensitive to noxious events by inducing euphoria and analgesia or antinociception(Froehlich 1997).”

Why would oyters have any of these receptors or mechanism for antinociceptive activity? If they have antinociceptors, does that mean that they could have noticeptors as well? Regardless, it has been established above that opioid receptors have been found in oysters, and “opiate systems may have a functional role in invertebrate nociception” (Fiorito, 1986 Kavaliers, 1988).

The following studies further show that oysters, although thought of as simplistic as plants by many, have nervous systems that are still complex and may use many of the same responses and regulations as other animal species.

Harrison et al. (2008) found that their study confirmed and quantified, “histamine as an endogenous biogenic amine in C. virginica in the nervous system and innervated organs…Histamine is a biogenic amine found in a wide variety of invertebrates, where it has been found to be involved in local immune responses as well as regulating physiological function in the gut. It also functions as a neurotransmitter, especially for sensory systems1. Histamine has been well studied in arthropods and gastropods, but has been rarely reported to be present or have a function in bivalves other than the limited reports identifying it in ganglia and nerve fibers of the Baltic clam.” The authors further stated that, “Bivalves, including the oyster, Crassostrea virginica, contain dopamine, serotonin and other biogenic amines in their nervous system and peripheral tissues. These biogenic amines serve as neurotransmitters and neurohormones and are important in the physiological functioning of the animal.” They also stated that,”The mantle rim of bivalves is a sensory structure containing various sensory receptors. The involvement of histamine in sensory systems of invertebrates, particularly gastropods, coupled with our preliminary physiology research, strongly suggest histamine to be a sensory neurotransmitter in the mantle rim of C. virginica.”

In addition, Park et al. (2007) were able to clone and characterize, “Lipopolysaccharide-induced TNF-alpha factor (LITAF) is an important transcription factor that mediates the expression of inflammatory cytokines” in the Pacific oyster Crassostrea gigas.” Interestingly, Zhang & An (2007) describe that, “there is significant evidence showing that certain cytokines/chemokines are involved in not only the initiation but also the persistence of pathologic pain by directly activating nociceptive sensory neurons.

Like in mussels, it has been shown that oysters control the beating of their cilia to draw in water, which they do as filter-feeders. Carroll & Catapane’s (2007) study demonstrated that there is a “reciprocal serotonergic-dopaminergic innervation of the lateral ciliated cells, similar to that of M. edulis, originating in the cerebral and visceral ganglia of the animal…” This, therefore, means that ganglia (their nervous system) regulates movement/behavior. Perhaps, like in mussels, oysters also have the ability to actively control, based on a form of decision-making, why they employ the types of ciliary movements they do.

Regarding predation, “Bivalves readily utilize chemical exudates that emanate from predators and from injured conspecifics to evaluate predation risk (Caro & Castilla 2004, Cheung et al. 2004, Smee & Weissburg 2006b) (Robinson et al. (2014). A study by Robinson et al. (2014) found that in the presence of predators, “oysters grew shells that required more force to crush and resultantly were afforded greater protection from crab predators.” This supports recent studies that “have shown that oysters react to gastropod and crustacean predators by producing thicker, heavier shells (Newell et al. 2007, Johnson & Smee 2012, Lord & Whitlatch 2012)”(Robinson 2014). Again, these are examples that oysters actively respond to their environment (predation in this case) as any other animal species would when threatened.

The studies that I’ve quoted above are only bits and pieces of a large body of data that is yet to be uncovered or even studied. What all this means when put together is yet unknown because few studies have been done. However, it shows that although oysters have simple, yet efficient nervous system to respond to the type of lifestyle that they live, they also have sensory structures and receptors like those found in other animal species. In essence, they are still nothing like plants regardless if they are sessile species. The fact that they are sessile still does not mean that they do not need to react to their environment if simply to protect themselves and carry out functions in order to survive.

Sea Urchins

The same supporters of mussel and oyster eating have begun to further open their menus to other animal species not categorized as bivalves because of similar reasoning. One such supporter claims that because they don’t have eyes or a brain like vertebrates, they must be fair game to the vegan community.

When it comes to sea urchins, no they do not have eyes in the sense that we and other animals have eyes, but “it looks like the entire surface of their bodies are acting as one big eye…” said researcher Sönke Johnsen, a marine biologist at Duke University.” Johnsen is further quoted by the same article saying, “We think of animals that have a head with centralized nervous systems and all their sense organs on top as being the ones capable of sophisticated behavior, but we’re finding more and more some animals can do pretty complex behaviors using a completely different style.” (Choi 2009)

Blevins & Johnsen (2010) stated that their research study is the “first demonstration of spatial vision in an echinoderm sheds further light on the complex optical structures and photobehaviors found in this phylum.”

“It appears that sea urchins may use the whole surface of their bodies as a compound eye, and the animals’ spines may shield their bodies from light coming from wide angles to enable them to pick out relatively fine visual detail….Some of the animals may interpret the object as a predator and flee, while others identify it as shelter and head towards it. What is more surprising is that the urchins’ vision is as good as Nautilus and horseshoe crab vision, which is quite impressive for an echinoid that has turned its whole body into an eye.”
(Knight 2010)

And on the claim that they “do not have centralized nervous systems” as basis to decide it’s ok to eat them, the fact remains that sea urchins and all echinoderms, including sea urchins, have nervous systems:

Johnsen stated that, “Although sea urchins don’t have brains, “it could be their entire nervous system more or less acts as a brain,” Johnsen said. “In our case, we vertebrates have nervous systems that are more or less controlled by a central brain, but sea urchins have a pretty diffuse nerve net, where no region looks like a central processing unit as far as we can tell.” (Choi 2009)

“The adult echinoid nervous system is comprised of 5 radial nerve cords, which are joined at their base by commissures that form a ring surrounding the mouth (Cobb, 1970 Cavey and Markel, 1994)… Tube feet, spines and pedicellariae have ganglia and a complement of sensory and motor neurons…The arrangement of the nervous system in echinoderms is a feature that distinguishes them from other deuterostomes (chordates and hemichordates). Echinoderm nervous systems are dispersed, but they are not a simple nerve net. The adult is not cephalized, yet the radial nerves are segmentally organized (Burke et al 2006).”

Most importantly, Johnsen also states that, “We think of animals that have a head with centralized nervous systems and all their sense organs on top as being the ones capable of sophisticated behavior, but we’re finding more and more some animals can do pretty complex behaviors using a completely different style…In the beginning, people built robots like they would humans, with powerful central processing units, complex sensors and fairly complex rules for doing things…Now they’re finding it might be a lot better with a distributed system with many little processors and simpler sensors and simple rules, which end up creating fairly complicated behaviors as emergent properties, just as how a flock of birds can make intricate patterns without any one bird choosing these patterns.” (Choi 2009)

Thus, not having a nervous system with a brain does not mean you are a living plant-like rock creature incapable of experiencing the world. Plants don’t have nervous systems. Echinoderms (and Bivalves) do have nervous systems regardless of how simple one believes them to be.

Pain in Invertebrates

It is important to note that, “the clear distinction that once existed between the terms “pain” and “nociception” has become blurred recently, to the point that many neuroscientists and clinicians no longer make a distinction that is, most accept that nociception is equivalent to pain.” (Sladky 2014)

In his essay examining pain and analgesia in fish and invertebrates, Dr. Sladky, from the University of Wisconsin, asks, “can we recognise pain in fish and invertebrates? Is the perception of pain by a fish or an invertebrate equivalent to that of a mammal? We will never be able to fully and objectively answer these questions, because the animals simply cannot tell us…Could it be that recognition of pain in fish and invertebrates is impeded by our inability to empathise with species that do not convey distress through facial expressions, do not vocalise in response to distress, and are not warm and fuzzy?”

Dr. Sladky states that “our limited understanding of pain and analgesia in fish and invertebrates should not obscure our clinical decisions, and we should err on the side of fish and invertebrate well-being by making the assumption that conditions considered painful in humans and other mammals should be assumed to be potentially painful across all other vertebrate and invertebrate species.”

“Although peripheral nociceptors have not been identified in cephalopods, there are no published reports that anyone has investigated peripheral nociception in cephalopods. On the other hand, nociceptors have been identified in anemones, sea cucumbers, leeches, nematodes, Drosophila, and many other insects (Kavaliers 1988 Tobin & Bargmann 2004 Xu, et al. 2006 Smith & Lewin 2009 Puri & Faulkes 2010)…Many invertebrate species (earthworms, roundworms, molluscs, Drosophila) possess endogenous opioid receptors (Dalton & Widdowson 1989 Tobin & Bargmann 2004). Immunohistochemical staining indicated the presence of endogenous opioid receptors in nematodes (Prior et al. 2007). Mussels possess benzodiazepine and opioid receptors in their nervous systems (Gagne et al. 2010). In addition, there is genetic and physiologic evidence that invertebrates and vertebrates may have similar capacities with respect to pain and analgesia…”(Sladky 2014)

“Pain-associated behaviour of invertebrates has been described in multiple species. In sea anemones, crabs, crayfish, sea slugs, snails, flatworms, crickets, praying mantis and Drosophila, withdrawal responses are observed with thermal and mechanical noxious stimuli…”(Sladky 2014).

The paper by Dr. Sladky is definitely worth the read because it is a nice summary of all the discoveries that have been made about fish and invertebrates with relation to pain. Read it here: http://anzccart.org.nz/wp-content/uploads/2014/08/Sladky.pdf

Albeit slowly, science has shown us that invertebrate species are not as simple as we once thought. So I ask, what basis is there for not erring on the side that potentially oysters, and other invertebrates, that have yet to be studied in detail, also have the ability for these mechanisms and behaviors?

Would it not be unethical to apply standards to species that science has yet to fully study or understand?

Would it not be unethical and unfair to apply specific standards to species with completely different body forms that work in completely different ways than we could ever imagine?


Ver el vídeo: Por qué las ostras son tan caras? (Agosto 2022).